ELIMINACIÓN DE TATUAJES CON LÁSER

eliminación tatuajes para web

Laser de Neodimio: Yag Q-Switch y Láser KTP

Lo que hasta hace poco tiempo era para toda la vida, hoy en día tiene fecha de caducidad. Así los tatuajes que se realizaron por impulso con  motivos estéticos, sociales, personales etc… pueden ser eliminados gracias al Láser ND-YAg Q switch  sin afectar a la piel, siempre y cuando se realice por unas manos expertas y la utilización de la maquinaria Adecuada.

El equipo Médico de Laserderm, encabezado por el doctor Rafael Pastor Iglesias, posee la experiencia y los medios para garantizar la correcta realización del tratamiento y el mayor porcentaje de éxito.

La técnica

La técnica de la eliminación de tatuajes con láser consiste en desfragmentar con el impacto del láser, aquella tinta que el cuerpo por sí solo no puede eliminar, una vez dividida en partículas más pequeñas esta podrá ser eliminada por unas células que existen en el organismo llamadas Macrófagos.

Factores de éxito

Dependiendo de factores como el color de la tinta, la profundidad a la que esta está colocada, si el tatuador fue o no  profesional, el tiempo trascurrido desde que se realizó el tatuaje, la zona del cuerpo en la que está colocado, etc. todos estos factores influirán en el porcentaje en el que el tatuaje desparecerá, y el número de sesiones necesarias para alcanzar el resultado deseado puede variar en función de estos aspectos mencionados  oscilando entre 2 y 8 sesiones.

Tatuajes de colores

El color negro absorbe bien prácticamente en todas las longitudes de onda utilizadas por lo que se puede eliminar con láser de Nd-Yag (1064 nm, más penetrante) y con Alejandrita Q-Switched (755 nm). Su dificultad estriba en que es altamente estable y se usa mucho para tatuajes con alta densidad como los tribales.

El color rojo y el amarillo solo se consiguen eliminar con el láser Q-Switched KTP de 532 nm, con este equipo los resultados obtenidos son muy rápidos.

El verde, azul y azul turquesa suelen ser los últimos colores en responder. Esto es debido a que su pico de absorción es variable por que su composición también lo es y está condicionada fundamentalmente por la cantidad de óxido de titanio o de zinc, que son los pigmentos más difíciles de eliminar. Para eliminarlos se aconseja un láser de Ruby-Q-Switched (bastante en desuso), un láser de polímeros que emita a 650 nm o un Alejandrita Q-Switched.

En Laserderm Contamos con todos los equipos necesarios para eliminar cualquier tatuaje, pero como cada caso es diferente te hacemos un estudio gratuito.